Otoño en Buenos Aires.

Detenernos en lo simple y lo bello que nos rodea en lo cotidiano. Apreciar aquello que muchas veces pasamos por alto en el apuro por llegar a nuestras obligaciones.
Los barrios de la ciudad de Buenos Aires nos cuentan su historia. El color y el calor del otoño se ve reflejado en estas fotos que la diseñadora y fotógrafa Ana Armendariznos  decidió compartir en su viaje matinal a sus clases de Yoga, recorriendo en bicicleta los barrios de Chacarita, Villa Ortúzar, Belgrano R, Colegiales y Villa Urquiza.

Mirá la nota completa en: http://www.mapasbsas.com/local/post/08_ana_armendariz.html

Manifiesto

Pensar la ciudad es lo que me apasiona. Imaginar cómo se verá mi querida Buenos Aires de acá a 20 años es una pregunta que sobrevuela mis pensamientos a diario. Que me inquieta. Que me entusiasma. Y que me hace pensar constantemente en mi rol de funcionaria pública que forma parte de un equipo con la enorme responsabilidad de ayudar a definir cómo queremos que sea el lugar donde vivimos. Cómo queremos movernos en ese lugar. Creo que la clave de estas preguntas está en entender hacia quién están dirigidas. ¿Quiénes son las personas más indicadas para responderlas?

_MG_1398

Ahí es cuando entra en juego otra forma de concebir las ciudades. Otra forma de pensar en las estrategias para su desarrollo. Pensar la ciudad es pensar en las personas que viven en ella, que trabajan en ella, que caminan sus calles, que disfrutan sus plazas, que respiran sus parques. Formo parte de un equipo que tiene un objetivo claro: transformar la ciudad escuchando a los vecinos y trabajando codo a codo con ellos. Un equipo que no se conforma sólo con el hoy y que piensa en la ciudad del mañana, en los vecinos del mañana.

A veces miro hacia atrás y me doy cuenta que trabajar para la gente es lo que siempre quise. La filosofía, la antropología, la literatura, el cine, me llevaron a querer entender qué piensan las personas, qué es lo que quieren, qué es lo que disfrutan. El paso siguiente fue claro. Formar parte de este proyecto significa para mi tener la oportunidad de impactar positivamente en las personas, de cambiar sus vidas, de hacerlas más felices. Es un trabajo arduo, es cierto. Pero también es una sensación maravillosa. Invito a todo aquel que tenga esta vocación, que quiera sentir lo mismo que yo, a que se sume, a que se involucre, a que haga. Si hay algo que aprendí a lo largo de mi vida es que todos somos hacedores. Que todos podemos transformar la realidad si lo hacemos con dedicación y pasión.

bici auto

En este espacio voy a escribir sobre eso, sobre lo que me apasiona. Sin perder nunca el norte que me mueve: el espacio público y la movilidad deben tener un enfoque centrado en los vecinos.

Una casa de madera en lo alto de la Place Vendome

El artista japonés Tadashi Kawamata realizó una intervención en una de las principales plazas de París, la place Vendome. Esta consiste en dos casas de madera, tipo casas de árboles o nidos de pájaros. Una fue instalada en el monumento principal de la plaza y otra en un edificio cercano. Las estructuras permanecerán allí durante un mes y forman parte de la FIAC (Foire Internationale d’Art Contemporain).

VÍA: Design Boom 

Carsharing: un modo eco de trasladarse en la ciudad

Comparto una nota de Clarín sobre car sharing.

POR MARÍA CLARA MAYER / PARA CLARÍN BUENA VIDA

Este sistema permite alquilar un auto eléctrico por un tiempo limitado y compartir el viaje entre varios. Ya es muy usado en Europa. Cómo funciona.

14/10/13 – 12:56

ROMA (Especial). Moverse por las grandes ciudades suele ser un problema. El transporte público muchas veces no funciona bien o es caro. Utilizar auto es una opción complicada por el tráfico o la falta de espacio para estacionar, sin mencionar la contaminación que ocasiona. Una nueva modalidad podría ser la solución a este problema: el carsharing.

La idea consiste en rentar un auto eléctrico por un tiempo limitado. Son vehículos que tienen estacionamientos específicos en la ciudad, donde además se cargan.Este sistema es muy común en Europa, aunque cada empresa lo maneja de una manera diferente y con distintos aditamentos.

En Roma, ATAC es la empresa que maneja el transporte público y según sus normas es posible comprar un ticket anual o reservar un auto disperso por la ciudad. Hay varios modelos, desde vehículos económicos hasta camionetas.

Los autos pueden ser reservados hasta 15 minutos antes de ir a buscarlos a través de su página web y es posible utilizarlos de 1 a 72 horas seguidas. Es necesario hacer un depósito de 100 euros y firmar un contrato anual que cuesta entre 100 y 250 euros. También hay una tarifa por hora, desde 0.90 a 2,40 euros.

Zipcar es la empresa de carsharing más grande del mundo, con oficinas en el Reino Unido, Canada, España y Estados Unidos. El sistema que usa es diferente al Carsharing de Roma. A través de su sitio de internet uno se inscribe y recibe una Zip Card. Luego puede reservar un auto por algunas horas o el día entero. Los precios del alquiler van desde 5 a 49 libras esterlinas por dia.

Para usar el auto solo es necesario acercarse al parabrisas y automáticamente se abren las puertas. Luego de utilizar el vehículo hay que devolverlo al mismo lugar donde fue retirado. El precio incluye la carga de la batería, seguro, asistencia mecánica y también un tiempo de tolerancia en caso de haber mucho tráfico.

Richard Lyons es irlandés, tiene 27 años y vive en Londres. Él opina que: “Carsharing es perfecto para los estudiantes que no queremos tener el compromiso a largo tiempo de tener un auto. Es más económico y más cómodo que el metro”.

En Paris existe Autolib. La suscripción puede ser por internet o en una oficina. Es necesario ser mayor de 18 años, tener registro de conducir francés o internacional y ser titular de una tarjeta de crédito. Mediante un llavero electrónico, cuya presencia permite abrir las puertas y poner en marcha el auto, uno puede acceder a los distintos vehículos estacionados por París.

La suscripción puede ser anual (120 euros), por mes (25 euros) o semanal (10 euros). Depende el tipo de suscripción, cuánto cuesta la media hora. Los precios varían de 4 a 9 euros.

“Lo que más me gusta de carsharing es que mucho más ecológico que los autos a combustible. Además existe la posibilidad de compartir un auto entre varias personas lo que ayuda aún más a no contaminar el aire”, sostiene Juliene Baconnet de 23 años.

Al ver el éxito que estas empresas empezaban a cosechar, las grandes compañías como Hertz o Europcar comenzaron a incluir ofertas similares y alquileres de auto por horas dentro de distintas ciudades.

Otro ejemplo de carsharing es el de Car2go. La empresa es fabricante de autos e instalo sus servicios para compartir autos en varias ciudades de Europa y Norteamérica. El precio se calcula por minuto, mientras que la suscripción y alquiler se puede hacer a través de una aplicación para Smartphones.

VÍA: Clarín

Las paradas de colectivo más innovadoras

Walyou publicó una nota en la que agrupa los conceptos de paradas de colectivo más innovadores que hay. En el artículo, se argumenta que dado que cada vez más personas utilizamos el transporte público, es importante enriquecer las experiencias durante la espera.

Algunos de los ejemplos más interesantes son:

Real Experience Bus Stop: Fue desarrollado por un grupo de investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT), para sser instalado el año próximo en Florencia, Italia. Incluye pantallas táctiles, pantallas LED, con acceso a Internet, y herramientas para planear los mejores recorridos.

TU Colibri: Diseñado por Beatriz Cockburn para mejorar el transporte público local en Perú, incluye pantallas táctiles con información de recorridos y horarios. Además tiene paneles solares en el techo.

Paradas con GPS en la India: las paradas de la ciudad de Chennai, India, pronto tendrán GPS, teléfonos públicos, recarga para teléfonos celulares y ventiladores de techo.

Paradas tecnológicas en San Francisco: ubicadas en Silicon Valley, estas paradas tienen wifi y pantallas LED abastecidas con energía solar. Se construyen con materiales reciclados.

Parada jardín: una parada con plantas nativas en su techo, que además de sumar verde a la ciudad, funciona como un refugio y atractivo para pájaros.

VÍA: Walyou